¿Qué hacer cuando un Perro de Casa está Celoso de otra Mascota?

Para saber si un perro está celoso, es necesario prestar atención y observar si gruñe o corretea al otro animal cuando su dueño está cerca; además, los estresantes paseos con ambos ejemplares son un fuerte indicio de esta conducta.

Los celos entre perros generalmente pasan por ciclos de peleas, seguidas de una temporada en armonía y paz, la cual se rompe con el paso de los días, semanas o meses para iniciar una nueva temporada de confrontación.

Los Celos y el Conflicto por el Dominio de la Casa.

En primer lugar, es necesario indicar que los celos no son una conducta permanente, sino que varían con cada etapa del perro: la vejez de un canino y la llegada a la madurez de la otra mascota (ya sea de la misma raza o especie) pueden alterar la jerarquía que existe entre ambos, ocasionando desajustes que lleven a peleas repentinas entre ellos, a fin de conseguir el dominio territorial. Cabe mencionar que existen otras alteraciones en el medio ambiente, pero ésta es la más común.

El primer paso para recuperar la armonía, es prestar atención e identificar los cambios desde etapas tempranas, es decir, desde niveles bajos de estrés, a fin de que el perro celoso aprenda a lidiar con su frustración e inseguridad.

En segundo lugar, es necesario elegir alguna de las estrategias que se comparten enseguida, cuyo objetivo central es restablecer el orden y la buena conducta del hogar.

Control de Frustraciones mediante una Recompensa.

La idea es muy simple y consiste en que cada perro reciba un premio por turno, a fin de que sean recompensados en forma aleatoria y aprendan a lidiar con sus frustraciones. Se busca específicamente que el animal celoso pueda aceptar las “fallas” de jerarquía y tolere condiciones impredecibles.

Realizar este ejercicio constantemente dará buenos resultados en poco tiempo. Una vez que la conducta de los perros sea la deseada, no hay que olvidar que se debe reforzar de vez en cuando para que no se vuelva a caer en este problema. Desarrollar la habilidad de tener buenos hábitos en casa empieza por uno mismo y se hace extensiva a las mascotas.

Respetar los Límites Impuestos.

Esta dinámica se basa en la prevención de los celos de los perros y puede ser de gran ayuda si se busca garantizar armonía a futuro; la idea es simple: las muestras de afecto, la alimentación y el juego siempre deben estar enfocadas en el animal dominante. Lo anterior evitará que la mascota más joven aprenda a tolerar las muestras de cariño con el otro ejemplar cuando sus instintos de dominio se desaten durante su madurez.

Normalmente, este ejercicio se puede llevar a cabo cuando en casa se tienen a los perros desde cachorros, es más fácil educar a un perro desde sus primeras etapas para que puedan entender las reglas y los límites que existe dentro del hogar.