El Perro y los Niños

La buena relación del perro con los niños se basa en las acciones que su amo pone en práctica, sea para educar a su mascota o para enseñar a sus pequeños cuál es la mejor manera de lograr una convivencia armónica.

Según la etapa que la familia esté viviendo, será necesario que el perro reciba un entrenamiento específico, mediante el cual pueda disfrutar la compañía de un niño; al mismo tiempo, es importante que los más pequeños en casa también sean educados al respecto, a fin de conservar la armonía en el hogar.

¿Cómo hacer que el Perro Conviva con los Bebés?

Cuando un hogar espera el nacimiento de un nuevo miembro, surgen cambios en el entorno del perro que pueden estresarlo y afectar la relación con sus amos; por ello, es muy importante ir preparando el terreno, a fin de que la mascota asimile la llegada de un bebé a casa y convierta este suceso en una experiencia agradable, mediante la cual se sienten los cimientos de una relación increíble.

En primer lugar, habrá que ir cambiando los hábitos del perro desde el principio del embarazo, asimismo será necesario incorporar la ropa y los juguetes del pequeñín en el entorno de la mascota; lo anterior con la finalidad de que asimile este cambio y logre aceptar al nuevo integrante cuando se conozcan.

Cuando el bebé llegue a casa, será necesario presentarlo con el perro, a fin de que se establezca un nuevo rol de la mascota como protector del miembro más pequeño; para ello solo basta fomentar el acercamiento gradual, comenzando con cosas tan simples como dejarlo oler el cobertor o el bambineto del recién nacido.

✔ Más sobre la Covivencia entre Perritos y Bebés...

Consejos para la Convivencia Diaria con Niños.

Conforme el niño vaya creciendo, establecerá un estrecho lazo con el perro; sin embargo, el amo debe poner reglas sencillas para lograr una relación de respeto y será el encargado de regular el comportamiento de ambos.

En primer lugar, la mascota deberá ser educada para que no empuja ni gruña al pequeñín; mientras tanto, el pequeño humano debe entender que los animales tienen derecho a ser respetados.

De este modo, será necesario explicar a los niños que tienen prohibido jugar brusco y agredir físicamente al perro; además deberán respetar sus horas de sueño y de comida. En el caso del amo, la regla básica es nunca dejar solos a los pequeños con las mascotas; asimismo, deberá enseñarles a expresar correctamente su afecto con el animal.

✔ Más sobre la Covivencia entre Perros y Niños...

Previniendo Reacciones Agresivas.

A fin de evitar respuestas agresivas, es necesario explicar a los niños que algunos comportamientos y gestos son capaces de provocar reacciones peligrosas en el perro, aun cuando en el mundo humano parezcan de lo más normales.

Por este motivo, el niño debe entender que el perro puede responder agresivamente si se acerca de repente a besarlo en la punta de la nariz y lo mira fijamente a los ojos, incluso si le toma de la cabeza para acariciarlo; de igual modo, habrá que explicarle que la mascota puede sentirse intimidada si se le persigue o se le acaricia de manera brusca.

Finalmente, el niño deberá entender que los perros se alteran cuando una persona asustada corre o grita; en ese caso, habrá que enseñarle a responder tranquilamente en caso de sentir miedo.

✔ Más sobre Lecciones de Buena Conducta entre Perros y Niños...

¿Qué hacer si el Perro le Teme a los Niños?

La angustia que un perro experimenta frente a los niños puede tener su raíz en varias causas, entre ellas el miedo de volver a sufrir experiencias pasadas que vivió a manos de algunos chiquillos traviesos.

Para lograr que un perro se libere de ese miedo, es necesario ayudarlo a superar paulatinamente sus experiencias negativas y para ello basta llevarlo a lugares frecuentados por niños; en un principio, el acercamiento será difícil y por esa razón, habrá que proyectar tranquilidad y ser comprensivos con la mascota, evitando forzarlo a entrar en contacto de golpe con los pequeños, porque esto podría generar una reacción violenta.

✔ Más sobre el porqué el perro le teme a los niños...



¿...Sabías Qué...?

Con el paso de los años y conforme los niños llegan a la adolescencia, el perro puede cambiar su comportamiento al percibir cambios de voz, la menstruación o el olor, pues los considera un indicio de que los cachorros humanos ahora son adultos y en consecuencia, puede tornarse menos tolerante ante actitudes bruscas, especialmente cuando se trata de muchachos que no han sido educados para tratar con respeto a los animales.