Lecciones de Buena Conducta que un Niño debe tener con su Perro

Como en cualquier relación, existen aspectos del comportamiento que deben reforzarse, así como otros que se deberán reducir e incluso erradicar, sobre todo cuando se trata de la convivencia de un niño con su amigo cuadrúpedo. De este modo, el primer paso será evitar el miedo, porque se trata de un estado capaz de provocar una reacción que pone en peligro a los pequeños; por ejemplo, un niño que sale corriendo en presencia del perro, puede detonar una respuesta impredecible del animal, al provocar que entre en modo presa.

Aprendizajes Valiosos

A fin de prevenir accidentes o conflictos, se aconseja adoptar una estrategia preventiva, por lo que será de gran ayuda platicar con el niño acerca de los comportamientos que debe adoptar frente a un perro, así como aquellos que deberá evitar. Especialmente, el niño deberá entender que algunos gestos contribuyen a la relajación de un perro, mientras que otros pueden detonar una respuesta agresiva, aun cuando a su juicio sean completamente inofensivos. Por ejemplo: el animal considera que un beso en la punta de la nariz es una agresión.

Gestos que el Perro Tolerará

Continuando con el tema de prevención, conviene hacer un listado de las conductas permitidas en presencia de un perro:

👉 Darle su espacio: esto es doblemente recomendable si se trata de un perro que está encerrado porque se porta mal; en estos casos, no conviene acercarse mucho, debido a que el animal podría sentirse acorralado.

👉 Dejarlo en paz cuando come o duerme: a los perros no les agrada que alguien se entrometa con su comida o con su descanso, por lo que se recomienda dejarlos tranquilos para no detonar una mordida.

👉 Todo a su tiempo: como en cualquier amistad, la confianza se gana poco a poco; por lo anterior, se aconseja dejar que el perro elija el momento para acercarse a su ritmo.

👉 Cariños: el niño debe entender que el perro no es un peluche y por lo tanto, deberá aprender a hacerle mimos correctamente. En algunos casos, el can no es mucho de caricias, por lo cual habrá que dejarlo tranquilo y darle afecto durante los momentos de juego, concentrándose en los costados o el pecho del animal; de igual modo, se aconseja hacerlo suavemente y sin asustarlo.

Gestos que el Perro No Tolerará

De manera similar a como sucede con los gestos admitidos, el perro puede responder agresivamente ante algunos comportamientos; por lo anterior, conviene tomar como referencia la lista de consejos que se comparte enseguida:

👉 No mirarlo fijamente a los ojos, especialmente si el niño recién conoce al perro.

👉 No tomarlo por la cabeza para darle un beso, sobre todo si se trata de un perro miedoso, porque el can puede sentirse amenazado si el pequeño lo mira fijamente; además, existe el riesgo de que la agresión sea directamente en la cara.

👉 No inquietarlo con comida o juguetes, debido a que el perro puede sobreexcitarse y reaccionar impredeciblemente. Lo mismo aplica para esos juegos rudos como agitar un trapo.

👉 No gritar ni correr frente a un perro intimidante; en estos casos, lo recomendable es apretar los brazos contra el cuerpo, mirar al suelo y callarse. En esos casos, se aconseja pasar la lengua por los labios, señal que el animal interpreta como una señal de tranquilidad y baja la guardia.

¿Sabías qué?

Desde los primeros años de vida, es muy conveniente que un niño tenga bien claro la forma en cómo un perro percibe el mundo y el modo en que debemos reaccionar frente a un can conocido o desconocido; lo anterior reducirá drásticamente la posibilidad de un accidente con sus peludos amigos. Entre otras cosas, el pequeñín debe entender que el animalito es un ser vivo que requiere de tranquilidad e intimidad.