¿Cómo Entrenar a un perro para evitar que escarbe en la Tierra?

La historia de un perro que se la pasa escarbando obsesivamente es casi un lugar común al hablar de mascotas; sin embargo, no es algo de lo que un buen dueño debería sentirse orgulloso, porque este comportamiento delata un problema de fondo. Por suerte, presentamos información útil que permitirá ayudar a esos ansiosos peludos y a sus amos.

Es necesario poner atención ante cualquier comportamiento repetitivo, porque si bien puede tratarse de un simple gusto, también es posible que se trate de una actividad obsesiva, la cual enmascare el origen del problema, por ejemplo un nivel alto de estrés o un TOC.

Aburrición

Claramente, un perro aburrido comienza a buscar maneras de entretenerse y pasar el rato, por ejemplo escarbar, una actividad que lo mantiene ocupado durante horas; sin embargo, el lado oscuro es que se puede convertir en una manía y por ese motivo, conviene prestar atención a los consejos que compartimos enseguida.

La jardinería es para humanos

Si un perro está obsesionado con escarbar en el patío, lo más recomendable es llevarlo a otro lado de la casa cuando se haga jardinería, porque esta actividad puede reforzar dicho comportamiento. Los perros por naturaleza escarban, es algo inevitable, pero se puede determinar el cómo y el dónde sí está permitido escarbar.

Si el perro disfruta sanamente esta actividad, lo recomendable será asignarle una zona llena de arena para que escarbe y estimularlo para que se apropie del lugar como más le gusta; los premios y las caricias ayudan bastante bien para atraerlo a ese lugar. En caso de que el perro intenté volver a las andadas en el resto del jardín, habrá que gritar “NO” con todas las fuerzas y conducirlo al espacio donde tiene permitido hacer agujeros.

Sustituir hobbies

Como se mencionó líneas arriba, un perro que escarba está aburrido y requiere algún otro pasatiempo que lo tenga entretenido; lo más común es usar carnazas, huesos horneados y otros elementos orgánicos, así como juguetes interactivos o rellenables, los cuales están acondicionados para colocar alimento en su interior.

Ejercicio intenso

Como en otros casos, el ejercicio puede ser una excelente solución para perros inquietos que gustan de hacer desastres en el jardín. Por lo anterior, 30 minutos de actividad física intensa como un paseo corriendo o en bicicleta con el can resultarán bastante útiles, pues permitirán que el animalito se canse física y mentalmente, por lo que ya no tendrá muchas ganas de hacer de las suyas cuando esté solo.

Guarderías o paseadores

Si se tiene a alguien de confianza o se tiene la posibilidad de contratar el servicio de guardería, el perro no tendrá oportunidad de quedarse solo por muchas horas, lo cual resultará de ayuda para prevenir muchos problemas asociados al aburrimiento.

No sirve gritar ni perseguirlo

Por muy enojado que esté el amo y aunque encuentre un agujero enorme, los gritos no sirven de nada, porque el animal únicamente considerará este comportamiento como un juego o provocación y de este modo, volverá a hacerlo con el único objetivo de obtener una reacción de su humano. Lo más adecuado es vigilarlo y esperar a que comience a escarbar, cuando será momento de sorprenderlo con algo desagradable, por ejemplo un grito, rociarle agua o aventarle algo ruidoso que lo distraiga; la idea es enseñarle que maltratar el jardín puede traerle sorpresas desagradables.