¿Cómo Entrenar a mi Perro para que ya no se Suba a los Muebles?

Seguramente, más de una persona ha encontrado a su perro durmiendo plácidamente en su cama o los sillones. A simple vista, la situación podría parecer cómica, sin embargo, resulta incómodo para mucha gente, especialmente si el can acostumbra dejar pelos y baba por todos lados; afortunadamente, es posible corregir el problema, tal como explicamos enseguida.

Algunos perros se suben a la cama o el sillón como Pedro por su casa, aún cuando tengan claro que esos muebles están prohibidos, e incluso se muestran amenazantes si alguien intenta moverlos de ese lugar; en dichosas casos, se trata de un problema generado por el manejo de espacios, completamente distinto a una mala costumbre.

Desalojo Canino

Para disuadir a un perro de subirse a la cama o el sillón, va a ser necesario hacerlo sentir que encontrará muchos inconvenientes si lo hace, incluso cuando su amo no esté en casa; de lo contrario, los gritos, los castigos o cualquier otro obstáculo físico serán inútiles.

Cinta adhesiva en los muebles

Colocar cinta adhesiva de doble cara sobre el sillón o la cama resulta muy útil para evitar que el perro se cuando esté solo en casa; lo recomendable es colocar tiras que cubran discretamente la superficie, por lo cual se aconseja que el producto tenga un color parecido a la tela de los muebles o que no contrasten demasiado, a fin de que se adhiera al pelo de la confianzuda mascota, resultando en una situación incómoda que lo convencerá de no volverse a trepar.

Bombas de susto

En caso de que el perro esté solo o no tenga la supervisión de su amo durante varias horas, se pueden colocar ratoneras sobre los muebles y cubrirlas con una toalla o una cobija, a fin de que se activen cuando el animal intente subir. Nota: la idea no es lastimar a la mascota, sino únicamente darle un buen susto.

En su defecto, las ratoneras pueden ser sustituidas por tapetes especiales que liberan pequeñas descargas eléctricas al contacto y producen un efecto de sorpresa similar.

Clases con correa

La mayoría de los perros aprende más con la práctica y los premios, así que la recomendación es utilizar la correa para enseñarle a no subirse en los muebles como la cama y el sillón; enseguida se explica cómo:

-Sujetar al perro con una correa y acercarlo al sillón o cama.
-En cuanto el animal se suba al mueble, jalarlo de la correa hasta obligarlo a bajar mientras se grita “abajo”.
-En cuanto el can obedezca, habrá que premiarlo con un bocadillo o una caricia.

Órdenes con voz firme

Además de la correa, la voz juega un papel muy importante en la educación de un perro, especialmente cuando se enseña con la práctica; por lo anterior, será necesario vigilarlo y estar al pendiente de cualquier movimiento suyo que delate sus intenciones de subirse al sillón o a la cama, cuando será momento de gritarle “¡NO!” y ordenarle “echado” con una voz firme. Si el animal obedece, habrá que recompensarlo con una caricia o un bocadillo.

Construir una barrera virtual

Si se cuenta con barreras de seguridad para bebés, es recomendable instalarlas alrededor de la cama o sillón, a fin de enseñarle al perro que tiene prohibido saltarse hacia los muebles. Para lograrlo, habrá que decirle “¡NO!” con voz firme, con el objetivo de establecer un límite e indicarle a la mascota que tiene prohibido ingresar a esa zona.