¿Cómo Educar a un Perro para que Haga del Baño Afuera de Casa?

Al menos una vez en la vida, todo perro y su humano han tenido que sortear el tema de la orina o el excremento dentro de casa; en algunos ocasiones, suele ser todo un reto que pone en entredicho el vínculo entre el can y su amo. Afortunadamente, las mascotas que dejan este tipo de “sorpresitas” no están solas, por lo que esta vasta cantidad de casos ha aportado mucha luz para solucionar este problema.

¿Por qué el Perro se hace Dentro de Casa?

Como es lógico, la edad es la primer razón de que un perro orine o defeque dentro del hogar. Si se trata de un cachorro, apenas está aprendiendo a convivir con humanos y solo es cuestión de tiempo para que sepa controlar sus necesidades, según viva en departamento o una casa con jardín.

En el caso de un can adulto, existen varios motivos que se explicarán enseguida:

1 👉 Si es un animalito rescatado que ya había identificado un sitio para orinar o defecar, seguramente se enfrenta al reto de aprender a distinguir los nuevos lugares donde tiene permitido hacerlo.
2 👉 Cuando se trata de un perro que vivió afuera de casa, probablemente le cuesta trabajo entender la diferencia entre el exterior y el interior; además, se enfrenta al reto de controlar sus esfínteres durante toda la noche.
3 👉 En el caso de los machos, el perro riega su orina por varios lugares de la casa debido a su instinto de marcar territorio.
4 👉 Algunos perros son demasiado sensibles y se orinan a la menor señal de miedo o estrés.
5 👉 En perros viejos, el problema suele estar ocasionado por alguna enfermedad o consecuencia propia de su vejez.

Al mismo tiempo, un perro que se orina o defeca dentro de casa puede estar sufriendo problemas y por esa razón, habrá que prestar atención a la siguiente información:

1 👉 El excremento blando o suelto es señal de estrés. Lo mismo aplica si el perro se orina en las esquinas o en medio de la sala, sobre todo si lo hace apenas se queda solo.

2 👉 Si orina o defeca detrás de la puerta que acabas de cerrar (como una forma para asegurarse de quedarse adentro o para alejarte), se trata de una señal de miedo.

3 👉 En ocasiones, esta situación puede estar relacionada con la incontinencia, generalmente causada por el embarazo o la edad avanzada; además, un perro viejo se desorienta y le cuesta trabajo distinguir el interior del exterior.

En otros casos, el origen de este problema es psicológico y suele identificarse al observar los siguientes comportamientos:

1 👉 De buenas a primeras, deja unas cuantas gotas de orina dentro de casa, aun cuando antes no lo hacía.
2 👉 Una perra recién esterilizada que se orina de repente o suelta un poco de orina mientras duerme.
3 👉 Deja un poco de orina donde se echa; sufre de incontintencia a pesar de que antes no se orinaba dentro de casa.
4 👉 Consume más agua y orina más que antes; se ve saludable, pero parece que siempre tiene sed.

¿Qué hacer si un Perro se hace del Baño Dentro de Casa?

En cuanto se haya determinado que este problema es causado por estrés, falta de educación o porque el perro quiere marcar territorio, habrá que entrenarlo con amor y paciencia, a fin de hacerle entender que debe hacer del baño fuera de casa.

Encierro

El primer paso es disminuir el espacio del perro tanto como se pueda, limitándolo a un cuarto o un espacio donde pueda estar encerrado. Enseguida, se recomienda acondicionar el lugar para que el animal se sienta cómodo y seguro, colocando en la esquina una bandeja llena de la tierra o una muestra del material del terreno que está afuera de casa; en el caso de un cachorro, habrá que agregar recipientes con agua y comida.

Si el amo cuenta con una transportadora y el perro se siente a gusto en ella, será conveniente darle de comer y beber antes de encerrarlo.

Lo ideal es dejar al perro encerrado por unos 20 minutos o hasta que muestre signos de querer hacer del baño; posteriormente habrá que retirar la bandeja y sacarlo a pasear. Si el animalito orina o defeca afuera, será momento de felicitarlo o premiarlo.

Generalmente, los perros se esperan hasta salir para desahogarse, pues no les gusta dormir donde hicieron sus necesidades; sin embargo, es recomendable tenerle mucha paciencia, porque en ocasiones puede llegar a fallar.

Fijar una rutina

En segundo lugar, será necesario establecer una rutina que empiece con darle de comer, sacarlo a pasear y llevarlo a que haga del baño, cuando será momento de volver a casa y dejarlo retozar en su espacio.

Una vez que el perro se ajuste a esta rutina, será tiempo de elevar la dificultad de esta dinámica, aumentando poco a poco el tiempo entre cada salida a la calle, a fin de lograr que la mascota aprenda a controlarse por varias horas mientras se queda solo. Obviamente, lo ideal es sacarlo a orinar hasta a un máximo de 8 horas.

Rellenarlo de agua

Algunos entrenadores recomiendan saborizar el agua con caldo de pollo, a fin de que el perro llene su vejiga completamente; posteriormente, convendrá permanecer cerca y vigilarlo hasta que comience a dar muestras de querer orinar, cuando será momento de sacarlo a que haga del baño afuera de casa. Si lo logra, habrá que felicitarlo.

Castigos no

No se vale castigar al perro si se orinó dentro mientras sus sus amos estaban fuera de casa; hacerlo solo hará que el animalito se estrese más y provocará más problemas.

Si el perro orina para marcar territorio, habrá que reforzar su educación, a fin de reforzar el rol de su amo como líder de la manada; en caso de que este hábito persista pese a lo anterior, se recomienda la castración.

Información útil

Castigar a un perro que se orina o defeca dentro de casa solo genera más estrés; lo más conveniente es llevarlo a revisión con un veterinario para descartar un problema de salud o psicológico.